Un mágico paseo por el bosque de Totoro

El fin de semana ya se acerca y cualquier excusa para estirar un poco las piernas es bienvenida, incluso si la misma no es más que un viaje virtual por un soñado paisaje nipón. Los amigos de RocketNews24 nos tienen acostumbrados a este tipo de paseos al aire libre y en esta oportunidad nos llevan a recorrer un lugar muy bonito, inspirado en la historia de Totoro, personaje icónico de Studio Ghibli.

El Bosque de Totoro

Para ello debemos trasladarnos al noroeste de Tokio, en Tokorozawa (Prefectura de Saitama), donde encontramos una enorme franja de vegetación que ha sido bautizada como “El Bosque de Totoro”. Allí podemos cruzarnos con campos, colinas y plantaciones de arroz, convirtiéndose en un lugar casi sagrado para cualquier fan de Ghibli que se precie de tal. No solo que esta tierra fue la inspiración de Miyazaki para trabajar en ese film, sino que el mismo Hayao es un entusiasta visitante del lugar, además de ser uno de los principales donantes para su mantenimiento y preservación.

El Bosque de Totoro

En los próximos días se celebrará un evento especial para conmemorar el 25º aniversario de la Totoro no Furusato Foundation, una institución que trabaja duro para preservar el área natural del parque. Por dos días se podrá recorrer todo el espacio comprendido por esta reserva, cubriendo un total de 15 km por día a través de escenas propias de la vida natural. Con la ayuda de los desinteresados contribuyentes, la Fundación ha hecho un fabuloso trabajo protegiendo este área forestal en donde habitan 200 diferentes especies de aves, 1400 tipos de helechos y plantas, 19 especies mamíferos, 2500 tipos de insectos e incluso un interesante grupo de especies de salamandras. En cada tramo del parque podemos notar la impronta de la obra de Miyazaki quien a lo largo de toda su carrera ha sido un férreo defensor del medio ambiente y su conservación.

Kurosuke House

El recorrido especial organizado para el aniversario concluye en la Casa de Kurosuke, una propiedad de 100 años comprada por la fundación y trasladada especialmente a este lugar. Allí los visitantes pueden empaparse con la atmosfera del lugar y entrar en contacto con los Makkuro Kurosuke, esos pequeños conejillos de polvo que aparecen por los techos en Mi Vecino Totoro. ¿A quién no le gustaría pasar un par de días en este bello lugar? Es verdad, la distancia es un pequeño inconveniente, pero podemos improvisar algo y al menos ver de nuevo esta fantástica película de Studio Ghibli para rememorar su tierna historia. Abrazo de Totoro para todos nuestros lectores.

Fuente: RocketNews24.com / hiroshi@xiahpop.com




A %d blogueros les gusta esto: