El hilo rojo del destino: ¿estamos conectados?

Algunas personas creen en el destino, otras no. Los más escépticos se inclinan por la Teoría de las Cuerdas y otros no saben en qué creer. Pero si hay una lección que la vida nos da tarde o temprano, es que las cosas siempre suceden por una razón.

Japón es un país con una cantidad de leyendas y mitos incontables, cada una más impresionante que la anterior. Pero hoy quiero compartir con ustedes una que me parece, a lo menos, romántica y dulce. La leyenda del hilo rojo del destino, o como las personas están destinadas a encontrarse. Cabe mencionar que esta historia también podría tener su origen en China, pero de ambas maneras es igualmente válida.

tumblr_inline_mortsvF8Kh1qz4rgp Se dice que las personas que en algún momento de la vida  deben conocerse, tienen amarrado a su meñique un hilo rojo.  Esto, simboliza la unión de sus corazones y sus sentimientos,  aún cuando todavía no se conocen.

 El origen de esta leyenda se encuentra en una pequeñísima  parte del cuerpo humano, la arteria ulnar. Esta, une el dedo  meñique con el corazón, es por esto que se cree que a través  del meñique compartimos un lazo con otra persona. También  de aquí surge el hecho de que uno prometa una cosa por el  meñique (o la garrita si viste Tierra de Osos).

Pese a lo lejos que pueda encontrarse el final de tu hilo o lo difícil que pueda ser darse cuenta con quién termina, el hilo estará ahí para siempre. Jamás podrás cortarlo.

Cuenta la leyenda que en la luna vive un anciano que cada noche sale a buscar a las personas que están predestinadas a conocerse y les amarra a sus meñiques un hilo rojo para que no se pierdan.

Si bien esa es la historia en general, existe una derivación de esta que es muy popular tanto en Japón como en China.

Esta historia habla sobre un emperador quien se entera de la existencia de una bruja que podía ver el hilo rojo que une a las personas. Curioso, envía a varios de sus hombres a buscar a dicha bruja para que le indique quién será la mujer con la que contraerá matrimonio. Una vez que la bruja llegó al palacio, le indicó el camino hacia su futura esposa luego de buscar bastante. Finalmente, llegan a un mercado en la que se encontraba una mujer muy pobre con un bebé en brazos mientras trataba de vender sus productos. El emperador al enterarse de que es ahí donde termina su hilo rojo, furioso empuja a la mujer logrando que el bebé cayera al suelo provocándole una fea herida en su frente. Junto con esto, manda a cortar la cabeza de la bruja y parte molesto de regreso a su palacio.

hilorojoclamp2 Años más tarde, cuando la hora de casarse llegó, la corte del  emperador le aconsejó contraer matrimonio con la hija de un  poderoso general japonés. Al iniciarse la boda y sin haber  visto antes a la novia, el joven levanta el velo de la joven  mujer y se percata de una extraña cicatriz en la frente de la  muchacha. Una cicatriz que él mismo provocó años atrás  cuando no quiso creer en las palabras de la sabia bruja.

 Con esta historia, podemos darnos cuenta de que,  efectivamente, este hilo rojo que nos une con esa persona  especial es indestructible. Pese a lo mucho que se pueda  enredar y demás, nunca lo podremos cortar.

Para terminar, me gustaría citar a Paulo Coehlo con este pequeño  párrafo que me conmovió bastante.

  Dicen que a lo largo de nuestra vida tenemos dos grandes amores; uno con el que te casas o vives para siempre, puede que el padre o  la madre de tus hijos. Esa persona con la que  consigues la compenetración máxima para estar el resto de   tu    vida junto a ella.

 Y dicen que hay un segundo gran amor, una persona que  perderás  siempre. Alguien con quien naciste conectado, tan  conectado que  las fuerzas de la química escapan a la razón y les impedirán, siempre, alcanzar un final feliz. Hasta que cierto día dejará de intentarlo… Se rendirán y buscarán a esa otra persona que acabarán encontrando. Pero les aseguro que no pasarán una sola noche, sin necesitar otro beso suyo, o tan siquiera discutir una vez más.

Todos saben de qué estoy hablando, porque mientras estaban leyendo esto, les ha venido su nombre a la cabeza. Se librarán de él o de ella, dejarán de sufrir, conseguirán encontrar la paz (le sustituirán por la calma), pero les aseguro que no pasará un día en que deseen que estuviera aquí para perturbarlos.

Porque, a veces, se desprende más energía discutiendo con alguien a quien amas, que haciendo el amor con alguien a quien aprecias.

¿Ustedes encontraron el otro extremo de su hilo rojo?

 

FUENTE: futyan.com



13 thoughts on “El hilo rojo del destino: ¿estamos conectados?

  1. aniN

    Muy linda la publicación.
    Soy tan abierta con estas cosas. Una destinista por conveniencia, eso es lo que soy. Así que solo viviré hasta darme cuenta si en verdad sucede de esta manera. Veamos, pues 🙂

  2. Vicky

    Ya había escuchado la leyenda dulce y linda, había leído otra cita que dice:

    “Por circunstancias de la vida, el hilo podrá enredarse, tensarse, pero nunca podrá cortarse.”

    Y con ello otra curiosidad: en la epoca feudal de la civilización nipona, la leyenda eran tan popular que las mujeres se amputaban los dedos del meñique para demostrar su fidelidad a sus esposos samurais que se encontraban en la guerra, era una forma de “garantizar” que su esposo volvería, puesto que no lo perderían por el destino de la muerte, implantado en dichos hilos.

  3. LULIZE

    A si que esa historia es cierta, pensé que era una fabula, mi abuelita me decía que no salga de noche ni menos en luna llena, porque un viejo me va a ver y me va llevar para hacerme casar, decía que vivía en la luna, nunca le creí, aún no me caso. lol.

  4. Calabazadelmal

    Las abuelas y los abuelos son las personas más sabias que conozco. Quizás sean los míos, pero así lo creo. Además demi papá, que sabe de todo XD

  5. Sam Post author

    Que linda nota! Yo siempre creí en el destino, pero también creo que dentro de ese destino tenemos la posibilidad de elegirlo, como que la vida nos da opciones (al estilo “elige tu propia aventura”)

    Y muy cierto el último párrafo, también hay un poco de psicología en esto, uno a veces de “obsesiona” con un alguien y lo toma como ideal comparándolo con otras personas. Puede que esa sea LA persona especial de la que habla, la que mejor te hizo sentir, los sentimientos mas puros. Peeero quizás es persona no sentía lo mismo, por eso hay relacionas que no prosperan…

    Por mi parte, aun no llegué al final de mi hilo 🙂 pero sigo tirando todos los días para ver hasta donde me lleva

  6. NixFantasia Post author

    Puede enredarse, extenderse, encogerse, pero jamás romperse. Mi parte romántica ama esta leyenda, mi parte “realista” me dice que el otro extremo de mi hilo está amarrado a la pata de un gato (?).
    Me mató la cita de Coehlo. Jamás la había leído, pero me conmovió mucho, en especial la última parte. Rayos…

  7. viky

    Yo siempre había sido muy racional en la vida No creía en esas cosas del amor…menos aún no podía entender como algunas personas podían decir que sufrían por ese amor,me parecía burdo.
    hasta que un día, luego de haber estado compartiendo en un bar con unas amigas,nos fuimos a otro bar…por cierto yo no iría a ese bar porque debía trabajar al día siguiente. cuando llegamos yo me dirigí directo hacia el baño del bar.al regresar en la mesa de mis amigas había un tipo pidiendo compartir con nosotras (él me pareció desagradable)…cuando nos retiramos del lugar el me pidió un beso y mi numero telefónico, solo le di mi número. en ese momento el me dice mírame a los ojos….cuando lo hice fue como un golpe, un dolor en mi estómago, lo vi y supe que era quien yo había buscado…supe en ese momento que era a quien yo amaba intensamente.
    Nuestros hilos llegaron a su final, pero ya se habían enredado demasiado, ya teníamos nuestras vidas hechas,pero no hay un día que pase y que no piense en él, que lo extrañe tanto que me duele respirar no estar a su lado,que no extrañe sus abrazos, sus besos.
    se que tarde o temprano volveré a estar con él porque nos amamos profundamente, porque estábamos destinados a amarnos.

  8. Mori

    Yo si la encontré pero se volvio a enredar… Solo espero que no pasé lo que escribió Coehlo al final de mi vida.

  9. a***c

    Pues ¿que les puedo decir? Creo que encontré el final de mi hilo rojo demasiado tarde. Y lo del final de Paulo Coehlo me estremeció Hasta los huesos, porque es totalmente cierto, la primera persona que se me vino a la mente, fue esa Que perdí y de la que añoro un ultimo beso o un abrazo más. .. 🙁

  10. riza

    es una lastima que haya gente que crea que cualquier persona que se encuentre sea la ideal
    yo se de gente que ha hecho eso y no les sirvio de nada

  11. siari

    yo tengo un amigo de 12 años por azares del destino nos distanciamos varios años hasta el año pasado que mando un mensaje en septiembre desde ahi hasta diciembre nos seguimos mensajeando la semana final de diciembre la pase junto a el y fue la mas bella semana de mi vida me robo un beso se lo respondi y fue majestuoso mientras leia laleyenda el vino a mi cabeza y yo a la de el regrese a casa y no a sido lo mismo no se si sea cierto solo se que paso y que me encantaria que volviera. a pasar

Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: