“El Valle del Asombro” de Amy Tan

Como es costumbre en esta sección, intentamos traerles todas las novedades literarias que de alguna manera u otra están vinculadas con la cultura asiática, ya sea por la cuna de los autores o la temática tratada. En este caso nos ocuparemos del nuevo libro de Amy Tan, una escritora norteamericana, hija de inmigrantes chinos, que conoció la popularidad con su primera novela, “El club de la buena estrella”.

El Valle del Asombro - Amy TanEl Valle del Asombro” publicada el año pasado en Estados Unidos y editada en español por Planeta, con traducción de Claudia Conde, se ocupa nuevamente del vínculo existen entre madres e hijas, relación que en muchos casos trasciende generaciones. Tal como nos cuenta Margara Averbach en el comentario del libro realizado para la Revista Ñ, la ultima novela de Tan vuelve a unir Oriente con Occidente, haciendo centro en Shanghái. La historia se sitúa a comienzos del siglo XX y se extiende hasta finales de la década del 30, poniendo en escena la vida de tres mujeres (abuela, hija y nieta) signadas por una sucesión de afrentas a su condición de cortesanas.

Su capacidad de supervivencia frente a todo lo que las rodea es uno de los fundamentos principales de la narración, y en cierta forma ese es el único patrimonio valioso que una generación de mujeres le puede dejar a la siguiente. El contraste entre las dos culturas también queda patente en muchos pasajes de la novela y es ahí que Tan recurre al “mestizaje de origen, el bilingüismo, la ambigüedad…”. Como es usual en la producción literaria de esta escritora, los símbolos también ocupan un lugar importante, no siendo “El Valle del Asombro” una excepción a ese recurso.

Con una cadencia propia del melodrama y una línea historica llena de contrastes, contradicciones y situaciones signadas por el dolor y el amor, “El Valle del Asombro” se convierte en una buena opción para aquellos que quieran sumergirse en una lectura amena, comprometida con el género y con algún toque rosa que no hace más que amenizar la cruda realidad de Lulú, Violeta y Flora, las protagonistas de la historia.

Fuente: Revista Ñ Nº 558 / hiroshi@xiahpop.com




A %d blogueros les gusta esto: