Hayao Miyazaki: Declaraciones polémicas y netizens embroncados

Nadie puede esperar de este abuelito que casi parece salido de un cuento, una declaración fuera de lugar o al menos polémica, pero al parecer la vuelta a la animación después de 5 años con The Wind Rises (Kaze Tachinu), lo ha puesto en el ruedo nuevamente y con la energía suficiente para encarar un debate ríspido en Japón.

Todos sabemos que el nacionalismo está latente en la sociedad nipona, y ante cualquier comentario, acto o mínimo gesto que atente contra el orden establecido o cuestiones sensibles ligadas a la política interna o externa, los ciudadanos muestran sus garras y arremeten contra todo aquel que se atreva a contradecirlos. Claro está que generalizar es en vano, pero al menos ha sido esa la actitud de los centenares de netizens que durante estos días le han dado con un caño al papá de Totoro.

¿Cuál es el quid de la cuestión? El maestro de la animación criticó el impulso que el gobierno ha tomado para reformar la Constitución, alegando que los políticos actuales no tienen porque andar metiéndose en una cuestión tan ligada a la fundación del Japón moderno. En una entrevista realizada por la revista que saca periódicamente Studio Ghibli, el director se manifestó indignado con muchas de las propuestas de reforma, particularmente con aquella que opera directamente con el articulo noveno, donde se trata una cuestión tan sensible para los japoneses como el derecho de guerra.

Reforma Constitucional: Caldeado debate

Hayao + TotoroMiyazaki afirmó que se pretende aprovechar la baja participación de los votantes sin someter la reforma a una discusión seria, en clara relación con el triunfo del Partido Democrático Liberal registrado el pasado domingo. Frente a estas manifestaciones, los siempre cabeza de termo comentadores compulsivos, salieron a darle con los tapones de punta. En un claro rebrote nacionalista, muchos lectores han tildado al afable Hayao como “viejo loco”, “pocas luces” y “anti japonés”. Este ultimo calificativo es particularmente ridículo, pues su ultimo trabajo se puso obre sí una temática estrechamente ligada a uno de los periodos históricos más importantes del Japón moderno. Su protagonista, Jiro Horikoshi, fue el inventor del avión de combate Zero Mitsubishi, clave en la participación del Ejercito Imperial Japonés durante la Segunda Guerra Mundial.

En lo personal, la postura adoptada por Miyazaki en el artículo me parece respetable y convincente. Nació en plena guerra y conoce todas las sombras del proceso de reconstrucción por el que debió pasar su país. Consciente de las barbaridades que el Ejercito Imperial  cometió en China, en algún momento se confesó avergonzado de haber nacido en un país que haya cometido semejantes actos de crueldad. En su concepto, el gobierno debiera presentar las disculpas correspondientes y pagar las compensaciones por sus crímenes de guerra, especialmente sobre las mujeres que han sido mancilladas en su honor y dignidad. La resolución pacífica de los conflictos territoriales también ha sido otra de las banderas que enarboló Hayao en su pensamiento político. Baluarte del pacifismo y el cuidado del medio ambiente, la figura principal de Studio Ghibli, está de acuerdo en que un Estado moderno se arme para asegurar la integridad de su territorio y las personas que en el habitan, pero es critico frente a todo exceso en ese ejercicio soberano del poder.

Mientras Kaze Tachinu (The Wind Rises) se convierte en el estreno más exitoso en lo que va del año (desplazando del primer puesto a aquellas que estaban cómodas en las semanas anteriores), los sectores conservadores han aprovechado sus declaraciones para tomar posición y reforzar la idea de que es necesaria una política más activa en cuanto a defensa nacional, pues la amenaza de los vecinos es inminente.

Studio Ghibli - Movie Still

Vivo en un país donde el debate político es una cuestión de todos los días, y en el que más allá de que existen posiciones maniqueistas y absurdas, se tiene la posibilidad de expresar libremente las opiniones e ideas personales. Siempre es curioso cuando un artista se compromete –al menos desde la palabra- pues pone mucho en juego y más aun con semejante trayectoria. Sin embargo, gestos como el de Hayao Miyazaki hablan de la coherencia entre su obra y el mensaje que intenta transmitir con el arte y su ideología.

– Fuente: JapanTimes.co.jp / hiroshi@xiahpop.com




A %d blogueros les gusta esto: