In Dubio Pro Nihon: Las leyes más absurdas de Japón

Es momento de revelar una de las tantas identidades que mantengo en secreto. Elijo mi mejor traje, lustro mis zapatos, pongo en orden mis anotaciones y me asumo el rol de uno de los personajes mas populares del mundo de los videojuegos: Phoenix Wright, Ace Attorney. ¿El motivo? Es que hoy haremos un breve repaso por alguna de las leyes más absurdas de Japón; pequeñas pero sustanciales normativas que tienen como única finalidad potenciar el lado más freaky de la sociedad nipona.

Es preciso antes de continuar, separar aquello ligado a los mitos urbanos de las verdaderas normativas con fuerza obligatoria. Es conocido, por ejemplo, el comentario sobre la existencia de una ley que obliga a las mujeres a aceptar la invitación a una cita; todo para contribuir el aumento de la natalidad en la Isla. En el mismo sentido, algunos afirman que existe una ley por la cual el hermano menor tiene que ceder frente al pedido del hermano mayor de casarse con su novia. Muchas de ellas quizás están afincadas en eso que en el derecho llamamos “usos y costumbres”.

Leyes Niponas - Niñatos

De todas formas, revisando los cajones de algunos municipios japoneses podemos encontrarnos con regulaciones que despiertan la curiosidad de los extranjeros e incluso de los propios locales. En Shibushi, Kagoshima, una ordenanza local ha instruido a sus ciudadanos a buscar en los niños esos detalles que los convierten en especiales, obligándolos a alabarlos en razón de esos méritos. En virtud de esta disposición municipal, se han creado diversos premios relacionados con la capacidad de lectura o la buena etiqueta. A primera vista parece una buena idea, pero la excesiva adulación puede convertir a estos niños en pequeños demonios. Imagínense todo un pueblo repleto de niñatos con el ego inflado; una pesadilla que ni al mismo Stephen King se le hubiese ocurrido.

En Rokurokuso, Hyogo, no solo se destaca el nombre de la localidad, ya todo un desafío para nuestra occidental pronunciación, sino que una de sus ordenanzas ha sido muy comentada en la opinión pública. Este lugar se ha convertido con el paso de los años en el hábitat de ricos y famosos y su paisaje ha sido poblado por enormes y lujosas propiedades, denominadas por algunos como McMansions. Una ordenanza al respecto establece un tamaño mínimo de construcción para las propiedades que decidan afincarse en este lugar con la finalidad de mantener el nivel de lujo que allí prevalece. Si tenias intenciones de ir con tu carretilla de ladrillos a construir un pequeño nidito de amor, creo que vas a tener que realizar una jugosa inversión en yenes.

Leyes Niponas - SkiTodos conocemos la obsesión de los nipones por el transporte público, pero en la ciudad de Ninomiya, región de Kanagawa, han llevado eso a un limite insólito. El titulo de la ordenanza nada nos sugiere, de hecho suena mas aburrido que extraño, pero su contenido tiene algunos detalles particulares. Esta especial legislación establece como medios validos de transporte para la ciudad los siguientes vehículos: automóviles, trineos, esquíes y/o botes. Creo que no hace falta dejar volar demasiado la imaginación para imaginar lo que deben ser las calles de ese pueblo. De hecho, el ski es uno de los medios de transporte más populares, y tanto jóvenes como adultos lo utilizan para ir hacia los lugares donde desarrollan sus actividades cotidianas. Lo embotellamientos deben ser más que pintorescos.

El pudor hacer que los legisladores se pongan a trabajar duro, y un par de regulaciones tomadas hace unos años no hacen más que confirmar esa idea. Es de público conocimiento la legislación que ordena cubrir los genitales que aparecen en películas y televisión con esos antiestéticos mosaicos. Otra particular regla, aunque no hemos comprobado su origen, invita a las mujeres a usar corpiño/sostén en aquellos lugares en el que exista aire acondicionado. Creo que no es necesario explicar los sugerentes motivos que tienen en mente para imponer semejante alternativa normativa.

Sin embargo no todo es sexo y erotismo. En Takanezawa, Tochigi, existe una ley particularmente desconcertante, pero vamos a hacer nuestro mayor esfuerzo para intentar desentrañar su contenido. Si nos concentramos en el texto de la ordenanza, llegamos a conclusión de que la misma invita a preparar nuestras comidas del día con “amor y dedicación”, algo realmente extraño. No conocemos cual es la penalidad por cocinar de mala manera, sin ganas y con un odio encarnizado, pero conociendo la afinidad que tienen en ese país por los cuchillos, no tengo intenciones de averiguarlo. El amor también se hace presente en la denominada “Ordenanza Cupido”, patrimonio del pueblo de Kise, en Mie). San Valentín ha quedado perdido en el calendario, pero siempre hay una excusa para revivirlo. En un esfuerzo para promover los matrimonios en el área, la ciudad de Kise ha establecido esta particular ordenanza, titulada con el nombre del Querubín que flecha a los enamorados. La reunión de la gente mas molesta de la ciudad ha formado el Comité de Cupido, para perseguir a aquellos solteros que todavía no han encontrado a su media naranja y ponen en peligro la sagrada institución del matrimonio. De hecho, aquel trabajador que consiga que una pareja llegue a final feliz será gratificado con la suma de 200.000 yenes; un premio bastante interesante por la desinteresada tarea de convertirse en celestino.

Leyes Niponas - Cupido

Más ligadas al orden público, pero igual de disparatadas, son las ordenanzas de Kutchan (Hokkaido) y Yokosuka (Kanagawa). En la primera ciudad existe una ordenanza relacionada con las inclemencias del tiempo. Su finalidad está más que clara: ayudar a todos aquellos que se queden atascados en la nieve. Los ciudadanos tienen entonces la obligación de sacar de ese copioso problema a cualquier vecino que solicite su ayuda. No sé cuales son las sanciones por no cumplir con este mandato vecinal, pero seguro hay pautada una especie de pena indirecta como el fusilamiento con bolas de nieve o algo por el estilo. En la otra región, por otro lado, existe una ordenanza con titulo sobrio que nada nada nos sugiere, pero con una finalidad bastante explicita. Esta medida promovida por el gobierno local recibió un gran apoyo, pues la publicidad informal se estaba apropiando de las calles. Una de las clausulas es muy especifica al respecto: “Queda terminantemente prohibido pegar anuncios en las estatuas de Buda.” Aparentemente el sentido común a veces no es suficiente para regular la convivencia de los habitantes de determinados pueblos.

Todavía es verano en mi ciudad y confieso que el calor vuelve un poco incomodo el traje. En manga de camisas seguiré recorriendo la Red para encontrar absurdas leyes a lo ancho y largo del territorio japonés. ¿Ustedes conocen alguna normativa ridícula, extravagante o de ficción en su ciudad? ¿Cómo se llevan con el cumplimiento de las reglas? Comenten tranquilos, pues en este caso los ampara el secreto profesional. Todos se presumen inocentes hasta que Mik y Sam dicten lo contrario.

Via: Rocket News




A %d blogueros les gusta esto: