Japón: Jamás besados

En Xiahpop seguimos querendones intentando desentrañar lo que hay detrás de la sensibilidad japonesa, con propuestas que nacen desde distintos enfoques relacionados con la vida cotidiana. El primer beso ocupa un lugar fundante en la educación sentimental de todas las personas y en muchos casos es una experiencia a partir de la cual descubrimos los primeros colores del amor. Valiéndonos de una encuesta realizada por un medio japonés, conoceremos cual es la edad promedio en la que nuestros amigos de la Isla dieron su primer beso.

Tal como habíamos comentado unos días atrás, los hombres japoneses no se caracterizan por su romanticismo. Es curioso que en una cultura donde la sensibilidad se manifiesta de manera tan potente en el arte y las tradiciones, el japonés promedio carezca de esta facilidad para demostrar sus sentimientos más terrenales. Frente a esto, y aunque no les caiga en simpatía, las mujeres son las que tienen que tomar la iniciativa y dar el primer paso.

Antes de continuar, es preciso aclarar algunas cuestiones al respecto. Todos sabemos que las formas de besar se multiplican alrededor del mundo, y cada país tiene su especialidad, pero Japón siempre se ha caracterizado por cierta monotonía en ese sentido, dejando solo lugar al beso romántico en el núcleo de la pareja o al beso fraternal entre las madres y sus pequeños bebes. Como hablamos anteriormente, las demostraciones públicas de afecto siguen estando en la mira y el beso en los labios es considerado un asunto que no se toma a la ligera.

El momento del beso en los dramas japoneses suele ser bastante incomodos, especialmente si los comparamos con los de las series occidentales, que son prácticamente una demostración gastronómica en la que un ser humano se come a otro. Los jidaigeki –dramas ambientados en la época clásica- se caracteriza por no tener siquiera UN BESO en sus escenas. La televisión coreana es también otro paradigma a tener en cuenta si de besos televisados se trata, compartiendo un recato similar al de sus vecinos.

La compañía japonesa de celulares NTT Docomo realizó una encuesta online en la que preguntó a sus usuarios cual fue la primera vez que tuvieron esa experiencia de cerrar los ojos y besar labios ajenos. La encuesta se extendió durante dos semanas y sumó alrededor de 37.000 respuestas. Complementaremos esta encuesta con otra realizada por SK Planet, quienes se encargaron de entrevistar a 400 hombres y mujeres entre 20 y 30 años para tener una visión amplia sobre la opinión de los jóvenes sobre un tema que todavía es un tabú.

Antes de ver los resultados es importante señalar que el hecho de tener una cita o besarse tal como lo conocemos en el mundo occidental es algo relativamente nuevo en Japón, un país donde aun existen los matrimonios arreglados, y donde hasta hace poco tiempo, los besos estaban reservados para la intimidad de la habitación. Las mujeres son quienes están frente a este proceso de adaptación y se demuestran mucho más cómodas que los hombres, quien al parecer necesitan más tiempo para adaptarse al cambio.

Dejemos de lado la prosa y vayamos a los números concretos. Sobre un total de 36.818 votos y frente a la pregunta “¿Cuándo diste tu primer beso?”, estos fueron los resultados:

    1. Escuela secundaria (9878 votos)

    2. Jamás (6119 votos)

    3. Escuela media (6021 votos)

    4. Después de entrar al mercado laboral/antes de los 31 (5771 votos)

    5. Universidad (4262 votos)

    6. Preescolar (2423 votos)

    7. Escuela primaria (2029 votos)

    8. Después de los 31 (331 votos)

Haciendo un sencillo análisis de los resultados, podemos ver que el 60% de quienes respondieron tuvieron su primer beso acercándose a los 20 años. Un gran número de encuestados manifestó no haber dado su primer beso hasta integrarse en el mercado laboral y un número similar nunca pudo experimentar la sensación del primer beso. Son muchos los factores que intervienen en estos números, siendo uno de los principales la importancia que esa cultura le da al primer beso, aunque algunas personas indican que la gran responsable es la apatía general hacia las relaciones románticas.

Es momento ahora de ir al fondo de la cuestión y conocer que es lo que piensan los japoneses en relación con el beso como acto de cariño. El 60% de las mujeres entrevistadas confesó no haber besado más que a 5 personas, dando muestra de que la experiencia en este sentido todavía tiene mucho para desarrollar. Frente a la pregunta de que si todos esos besos habían desencadenado una relación de pareja o una cita, el 90% de las encuestadas contestaron con un claro “NO”. En otras palabras, la mujer japonesa ya se está liberando de prejuicios a la hora de besar, y solo lo hacen porque tienen ganas. El beso ocasional se está afianzando entre las féminas niponas.

Los resultados demuestran entonces que el hecho de besar, ya no es el gran asunto que solía ser. El beso ya no es una promesa de amor a largo plazo, y mucho menos de amor eterno. Por supuesto, esto puede resultar insultante para muchos sectores conservadores de la sociedad japonesa. Pese a que están comenzando a relajarse, siguen siendo exigentes a la hora de elegir a su compañero y no besan a cualquier galancete que las coquetee.

El 88.2% de los hombres también manifestó que un simple beso no es el camino directo a una relación de compromiso o a largo plazo. Curiosamente, y contra todos los pronósticos, alrededor del 60% de los hombres solo ha besado a 5 personas o menos, lo que refuerza la idea de que el beso en cierta forma es reservado para ciertas personas. Pese a todo, los resultados de estas encuestas ofrecen resultados contradictorios. El beso se está convirtiendo en algo más común, pero en muchos casos sigue siendo reservado para ocasiones especiales. Las mujeres se colocan a la vanguardia de este proceso, demostrándole a los hombres japoneses todo lo que les falta aprender. Los dramas se están convirtiendo en pequeñas escuelas, ideales para desarrollar el instinto besuquero.

Ha sido esta otra incursión de Xiahpop en pequeñas cuestiones de la vida cotidiana, que justamente por ser mundanas y corrientes, a veces pasan inadvertidas. No pretendo que confiesen en los comentarios cual fue su primer peso, ni las circunstancias que hicieron especial ese momento, pero siempre su opinión al respecto es muy ilustrativa y nos permite señalar los contrastes y puntos en común que existen entre nuestras culturas.

Via: Rocket News




A %d blogueros les gusta esto: