Japón: “Rosa Penitenciario”, el nuevo color

En la actualidad hay en Japón alrededor de 3.440 mujeres confinadas en siete correccionales territorialmente distribuidas por toda la Isla, representando algo así como 3.342 plazas de alojamiento. Las estadísticas fueron comunicadas por el vocero de la recientemente inaugurada prisión de Matsuyama, construida para solucionar el problema de la sobrepoblación carcelaria.

La nueva prisión se erige como modelo, pues ofrece a las reclusas todo aquello que necesitan por su condición de mujeres, aunque hay un detalle que ha llamado la atención de toda la prensa y el ciudadano de pie. Las puertas, ventanas, rejas y demás amoblamiento están pintados en diferentes tonos de rosa. La elección de esa paleta cromática tiene un objetivo: recordarle a las personas confinadas allí que independientemente del delito que cometieron, son mujeres.

La elección puede sonar un poco sexista, pero el director de la prisión, Hideito Nakahira, dijo que todo fue diseñado teniendo en mente el confort de las internas. La reducción de la distancia respecto a sus lugares de origen, se suma al foco que se puso en el trabajo y la rehabilitación dentro del establecimiento, favoreciendo la nueva infraestructura la seguridad de las prisioneras y el personal penitenciario.

Sin embargo, la elección del color no es el único hecho destacable, pues la nueva prisión cuenta con un área especialmente dedicada a las madres y un departamento de ginecología preparado para atender cualquier situación de emergencia. Según el portavoz del establecimiento, todo está hecho para aliviar los sentimientos de opresión que puedan sentir quienes allí estén alojadas. La polémica no se hizo esperar, pues un sector de la población manifestó su descontento por las “facilidades” que se les está brindando a las reclusas.

Es evidente que para el grueso de la sociedad la prisión sigue siendo un lugar para castigo y no para rehabilitación, y es desde esa posición (tan respetable como reaccionaria) que emiten su juicio de valor. Dostoyevsky, uno de los escritores rusos mas consagrados, dijo alguna vez: “Puedes juzgar a una sociedad por la forma en la que trata a sus prisioneros”. Esta frase puede disparar el debate e invitarnos a reflexionar sobre la situación carcelaria en cada uno de nuestros países. Claro está que lejos estamos de los estándares imperantes en Japón, pero siempre se puede hacer algo para mejorar.

Fuente: en.Rocketnews24.com (Master Blaster) / hiroshi@xiahpop.com




A %d blogueros les gusta esto: