O-bon: El festival de los muertos

La segunda mitad de del mes de julio y la primera de agosto, marcan el comienzo del Obon (お盆), el festival japonés donde se homenajea a los espíritus de los antepasados y las familias aprovechan para reunirse y visitar las tumbas de los difuntos.

El Obon (o simplemente Bon, ya que la o es el prefijo honorífico) es una forma abreviada de la Ullambana, que en el japonés es urabon e (于蘭盆會 o 盂蘭盆會). En la lengua sánscrita significa “colgado boca abajo” e implica un gran sufrimiento.

Según dice la leyenda, el obon se origina en la historia de Maha Maudgalyayana (Mokuren), un discípulo de Buddha que empleó sus poderes sobrenaturales para intentar contactar con su madre fallecida. Descubrió que esta había caído en el reino de los fantasmas hambrientos y padecía sufrimientos. Sumamente inquieto, se dirigió a Buddha y le preguntó cómo podía liberar a su madre de este reino. Éste le dio instrucciones para hacer ofrendas el día quince del séptimo mes. El discípulo lo hizo y, por tanto, pudo ver a su madre. También comenzó a ver la verdadera naturaleza de su desinterés pasado y los muchos sacrificios que había hecho por él. Feliz por la liberación de su madre y agradecido por su bondad, ambos bailaron con entusiasmo. De esta danza de la alegría vendría el Bon Odori, una festividad en que los antepasados ​​y sus sacrificios son recordados y apreciados.

bon mokuren

El festival dura tres días, y al cambiar el calendario lunar tradicional por el calendario gregoriano con el comienzo de la era Meiji, las localidades de Japón reaccionaron de manera diferente y esto se tradujo en tres celebraciones diferentes de Obon:

-El Shichigatsu Bon (“Bon” de julio) se basa en el calendario solar y se celebra 13 y el 15 de julio, principalmente en la región de Kanto (Tokyo y Yokohama) y la región de Tohoku.

-El Hachigatsu Bon (“Bon” de agosto) se basa en el calendario lunar y se celebra entre el 13 y el 15 de agosto, constituyendo la fecha más común de celebración en el país (especialmente en Kansai).

-El Kyu Bon (Bon Antiguo) se celebra el día 15 del séptimo mes del calendario lunar, y por lo tanto difiere cada año. El Kyu Bon se celebra en áreas como la parte norte de la región de Kanto, Chugoku, Shikoku y Islas Ryukyu.

Tradicionalmente se colocan linternas chouchin (o faroles) en las puertas de las casas, para que los espíritus encuentren su camino. En la mayoría de los hogares suele haber un altar denominado butsudan (仏壇), en el que se colocan arroz y sake, una variedad de comidas y frutas, además de pepinos y berenjenas con patas hechas de palillos. El arroz y el sake es para que los difuntos coman, mientras que el pepino y la berenjena simbolizan un caballo y una vaca respectivamente. Se cree que los espíritus de los difuntos llegan a caballo a visitar a los familiares, ya que tienen prisa por llegar a disfrutar del festín y de la compañía de los seres queridos, pero se vuelven montados en una vaca, a paso lento, con pena por tener que despedirse después de la visita.

bon butsudan

bon transporte

La celebración comienza con el Bon Odori (baile del Obon) que da la bienvenida a los espíritus de los difuntos y en el que, vestidos con un yukata tradicional (kimono de verano), se baila al son de la música y el repicar de los tambores. La música es alegre para dar la bienvenida a las almas de los ancestros, y los pasos de baile cuentan historias dependiendo de la canción. El Bon Odori se celebra durante la noche debido a que se cree que las almas de los ancestros regresan durante la noche.

bon odori

Durante estos días, también es común visitar las tumbas de los difuntos para limpiarlas, colocar comida, bebida y adornarlas con flores en una ceremonia denominada haka mairi (墓参り), literalmente una visita a la tumba.

bon haka

El último día se realiza el Tourou Nagashi (灯籠流し), donde se colocan en un río los faroles chouchin para que los espíritus encuentren el camino de regreso al mundo de los muertos.

En Kyoto, el último día del Obon se realiza el Gozan no Okuribi (五山送り火), o “despedida de fuego”. En este día, cinco gigantes hogueras se encienden en las colinas que rodean la ciudad, el más famoso (y el primero en ser iluminado), es el caracter dai (大), en el Daimonji-yama de Kyoto (大文字山 daimonjiyama). El mejor lugar para ver el festival es desde el Nakagyo Ward, en el centro de la ciudad. Muchos hoteles tienen ofertas especiales donde se ve el Daimonji, por una cuota, se puede ver los cinco encendidos. A muchas personas también les gusta ir por el río Kamo para una excelente vista de los fuegos artificiales o Hanabi.
Los cinco caracteres que se encienden son:

Daimonji (大文字), el caracter significa “grande”
Myou/Hou (妙法), los caracteres significan “admirable dharma”
Funagata (舟 形), la forma de un barco
Hidari Daimonji (左大文字), una vez más, el caracter que significa “grande”
Toriigata (鸟居形), la forma de un torii (una puerta de santuario)

A pesar de ser una fiesta en honor a los muertos, la celebración no tiene nada de triste, al contrario, es una ocasión para reuniones familiares donde abundan los bailes, la música, la comida y la bebida. Si tuvimos una buena vida, tendremos una buena muerte, y nos esperarán con amor y alegría ¿Pero qué pasa con las personas que tuvieron una muerte traumática y siguen en el reino de los fantasmas hambrientos y sufridos como la madre de Maha Maudgalyayana?

En el mes de los muertos, además de celebraciones, Japón está lleno de historias de fantamas, y se las voy a ir contando especialmente de noche para dormir tranquilos…




A %d blogueros les gusta esto: