Premios Nobel 2015: 2×1 para Japón en Medicina y Física

En el día de ayer comenzaron los anuncios oficiales vinculados con la entrega anual de los Premios Nobel, galardón con el que desde 1895 se distingue a lo más destacado del año en Física, Química, Medicina, Literatura y Paz, junto con el premio a las ciencias económicas instaurado en 1968. Los japoneses son muy afectos a este tipo de distinciones y siempre se encuentran en la nómina de posibles candidatos, despuntando de manera regular en las distingas categorías. Esta semana, ya fueron dos los científicos de ese país que recibieron este importante premio, pasando a integrar junto con otros catorce conciudadanos esa selecta lista de personalidades destacadas. Conozcamos un poco su historia y trabajo.

Satoshi OmuraSatoshi Omura (Premio Nobel de Medicina) : Yamanashi, una pequeña prefectura cercana a Tokio, lo vio nacer en 1935. Graduado como farmacólogo y luego doctorado como químico en la Universidad de Tokio, Omura centró su trabajo en las streptomyces, un grupo de bacterias de las que pudo aislar la ivermectina, un derivado de la avermectina que aniquila las larvas de los gusanos que producen las enfermedades parasitarias. Su trabajo en conjunto con el parasitólogo irlandés William Campbell, le valió este año el reconocimiento por parte de la Academia Sueca.

Sus desarrollos en este campo permitieron salvar la vida de millones de personas, especialmente la de aquellos radicados en zonas de miseria extrema. El galardón es compartido también con la farmacóloga china Youyou Tu, que tomando como base las recetas de la medicina tradicional de su país logró desarrollar el potente antimalárico llamado artemisinina.

Takaaki KajitaTakaaki Kajita (Premio Nobel de Física) : Nacido en 1959 en Higashimatsuyama, se doctoró en 1968 en la Universidad de Tokio, institución de la que ahora es catedrático y donde dirige el Instituto de Investigación de Rayos Cósmicos. Aunque este último nombre nos sugiera una obra de ciencia ficción, el trabajo de Kajita es más terrenal del que pensamos. Junto con el canadiense Arthur B. McDonald, enfocaron sus investigaciones en las oscilaciones de los neutrinos, partículas subatómicas que según demostraron y contra todo lo que se pensaba, tienen masa. Estas partículas, que se mueven por el universo a prácticamente la velocidad de la luz, son de vital importancia en la concepción del modelo estándar de física de partículas.

El descubrimiento ha cambiado nuestra forma de entender el funcionamiento interno de la materia y puede ser crucial para nuestra visión del universo” señaló la Real Academia de las Ciencias sueca al momento de anunciar el galardón. Vale recordar que el año pasado el mismo premio fue entregado a también a tres científicos de origen japonés por su aporte a la tecnología de la iluminación mediante la invención del led azul.

El día de mañana será la ocasión para el anuncio del Nobel en Química, mientras que el jueves será el turno de la Literatura, quedando el Nobel de la Paz para el próximo viernes, concluyendo el lunes con el anuncio del Nobel en Economía. ¿Habrá más sorpresas para la Nación del Sol Naciente?

Fuente: Diario La Nación + Diario El País / hiroshi@xiahpop.com




A %d blogueros les gusta esto: