Tokio 2020: El sueño olímpico tiene nueva sede

Luego de una semana cargada de expectativas y ansiedad, se conoció en Buenos Aires la sede de los Juegos Olímpicos a celebrarse en el 2020. Tokio, la capital el país el Sol Naciente resultó triunfadora, luego de haber dejado en el camino a Madrid y disputado la final con Estambul, la bella ciudad turca.

El sueño comenzó años atrás con la preparación de la candidatura y la buena noticia se dio a conocer a las 17:19 hs (hora argentina) en manos del presidente Comité Olímpico Internacional (COI), el belga Jacques Rogge. El nerviosismo de las autoridades de cara a la elección había sido compensando con el apoyo casi unánime de todos los habitantes. Luego de un intento frustrado para convertirse en sede para los Juegos de 2016, el tan esperado logro llegó a buen puerto.

La propuesta, según el presidente del Comité Organizador, está enfocada en el “omotenashi”, es decir, la hospitalidad que caracteriza al pueblo de Japón. El espíritu de servicio se potencia en eventos de tamaña magnitud y combina perfectamente con los valores olímpicos de respeto, excelencia y amistad. Es con este estandarte que Japón quiere seducir a los extranjeros para hacerlos sentir como en casa y a su vez compartir elementos de la cultura tradicional.

La llegada el primer ministro, Shinzo Abe, cambió la situación. La campaña de promoción registró grandes resultados: en mayo del año pasado el apoyo publico era del 47%, mientras que en marzo de este año el número subió a 70%, llegando a la actualidad a un 93%. Entre las medidas publicitarias, la ciudad fabricó monedas de oro conmemorativas por valor de hasta un millón y medio de yenes. Las calles y espacios públicos se vieron inundadas de color y carteles alegóricos.

La economía no es en este caso un problema, ya que Tokio confirmó que no tendrá problemas en desembolsar grandes sumas de dinero. “El Fondo de Gestión de los Juegos posee 4500 millones de dólares; esa plata está disponible para gastar exclusivamente en llevarlos a cabo”, confió la oficina de prensa de Tokio 2020 en las últimas semanas. Las autoridades estiman que las ganancias podrían alcanzar los tres billones de yenes.

Falta un largo recorrido para llegar al punto culmine de este camino olímpico, pero al menos ya sabemos para donde encaminar el rumbo. La llama olímpica tiene un nuevo destino: Tokio 2020.




A %d blogueros les gusta esto: