Uno de los directores de Studio Ghibli revela curiosos detalles de su contratación

Convertido en las últimas semanas en el centro de rumores sobre su desaparición, refundación, reestructuración y otros sustantivos de similar talante, Studio Ghibli no deja de ser una fuente inagotable de datos curiosos y noticias de igual tenor. En el marco de una entrevista realizada por Hideyuki Nakamura a Hiromasa Yonebayashi, director de “Omoide no Marnie”, pudimos conocer algunos detalles muy simpáticos sobre sus gustos personales y el funcionamiento interno del estudio al momento de contratar a sus animadores.

Yonebayashi, de 41 años, tuvo su debut como director en el 2010 conArrietty”, pero afirma que desde que tiene uso de razón disfruta del dibujo. Teniendo ese antecedente no es raro que haya elegido esta profesión, pero si conocemos un poco más los mangas que disfrutaba de joven quizá nos podemos llevar una sorpresa. “He leído desde pequeño mangas shojo y no dejé ese habito cuando crecí. No leí “Fist of the North Star, pero disfruté Tokimeki Tonight””.

Hiromasa Yonebayashi

Profundizando un poco más sus conceptos sobre este género, el ilustrador continuó: “En el manga shojo hay muchas jovencitas bellas y delicadas, un estilo que intenté imitar en mis dibujos” y confiesa haber realizado algún que otro manga, aunque solo visto por familiares y amigos. Refiriéndose a sus inicios en la animación señala que no fue hasta la universidad que se dio cuenta de su vocación: “Como trabajo a medio tiempo, colaboré con un comercial de animación para la región. Fue la primera vez que vi mis dibujos en movimiento y ahí me di cuenta que podía llegar a ser algo interesante”.

A pesar de haber presentado múltiples solicitudes en numerosos estudios, Yonebayashi solo fue recibido por Studio Ghibli y otra compañía. Primero le pidieron dos muestras de su obra, y sorprendidos por su trabajo lo convocaron a una entrevista personal. Convencido de iba a pasar la tarde con todo un cuartel de recursos humanos, menuda sorpresa se llevó cuando entró en la oficina. Frente a él, sentados y expectantes estaban Hayao Miyazaki y Toshio Suzuki, dos de los fundadores del mítico estudio. Fueron tales sus nervios que no recuerda casi nada de lo que ocurrió en ese encuentro, pues se sintió avasallado por la presencia de esas dos figuras.

Totoro - Studio Ghibli

Sin embargo podemos contar con la memoria de Yonebayashi para que nos cuente algunas de las experiencias que vivió durante el proceso de contratación: “Un día me dieron un lápiz y me pidieron que le saque punta. Cuando terminé de hacerlo recogieron el lápiz junto con las virutas y se marcharon”. Nunca supo el significado de esa sencilla prueba, pero tiene en claro que no todas las personas pasan por las mismas pruebas. Conoce el caso, por ejemplo, de algunos compañeros a los que le pidieron que cortasen sandías en forma de disco, sin recibir a cambio ninguna explicación lógica sobre ese test.

Algunos pensaran que todo esto no es más que un tonto anecdotario, pero quienes valoramos las producciones de Ghibli sabemos que el componente humano es incluso más importante que el técnico. Es allí donde el potencial artístico se puede canalizar de manera plena y basta con ver cualquiera de las películas para notar ese toque especial. Es anhelo de quien escribe que Studio Ghibli siga en marcha, pues toda una generación de nuevos espectadores necesita ser también participe de esa magia.

Fuente: RocketNews24.com / hiroshi@xiahpop.com




3 thoughts on “Uno de los directores de Studio Ghibli revela curiosos detalles de su contratación

  1. Dwimore

    Es suena como evaluación de personalidad, sacarle punta a un lápiz puede mostrar si uno es perfeccionista, obsesivo, descuidado, etc. Aunque supongo que lo que más deben buscar es la creatividad. Son parecidos en cierto modo a los tests que se utilizan actualmente como el de HTH (creo que son así las siglas en inglés) que te piden dibujar una casa, un árbol y una persona, que simbolizan distintas concepciones y son analizados para determinar el perfil de la persona.
    Me imagino lo que debe ser tener dos referentes contemporáneos del rubro en el que deseas desempeñarte, es para morirte jajaja.

  2. Katana

    Me hubieran pedido algo así en mi prueba para entrar a mi trabajo en vez de las 5 horas de estar respondiendo preguntas tipo: ¿Si pudiera escoger un oficio sería usted un violador o un asesino? (True story). Nunca me dijeron que era mejor, por cierto XD XD XD.

    Lo de la sandía seguro era porque tenía hambre jajajajajaja

Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: